Medio Ambiente

Uno de cada seis Lobenses tiene glifosato en su cuerpo.

Surge de La presentación que llevaron a cabo vecinos y vecinas de Lobos nucleados en P.I.S ( Pesticidas Introducidos Silenciosamente)

EL INFORME.

Lobos, 15 de Agosto de 2023
Lo que hasta hoy era una pesadilla hoy es una realidad
Hace años que muchas vecinas y vecinos venimos denunciando los problemas que está generando en Lobos el uso de plaguicidas.
La respuesta desde el gobierno municipal y las organizaciones productoras ha sido reiteradamente la subestimación de los riesgos que implican estos plaguicidas para la salud de toda la población, mientras argumentan sin pruebas que estos venenos se degradan en el ambiente y que no contaminan.
Por todo esto, en el año 2021 distintas organizaciones llevamos a cabo estudios con el INTA que confirmaron de forma contundente la contaminación por plaguicidas en el agua, la lluvia y el suelo de Lobos.
Fuimos los vecinos los que tuvimos que gestionar las primeras evidencias científicas a nivel local preocupados por nuestra salud frente a la ausencia del Estado. Hasta el día de hoy las autoridades no hicieron nada: no hay ordenanza para el uso y regulación de agroquímicos, no hay control y continúan las fumigaciones sobre escuelas, pozos de agua, barrios cercanos a campos, y nuestro humedal como si nada.
Frente a este abandono, a principio de este año la ONG latinoamericana Democracia en Red convocó a la comunidad de Lobos para participar del Proyecto PIS – Plaguicidas Introducidos Silenciosamente junto a otros distritos como Mar Chiquita, La Matanza, Saladillo y CABA.
El Proyecto PIS desarrolla una campaña de testeos dirigida por la Dra. Delia Aiassa y su equipo para detectar la presencia de plaguicidas en la orina de las personas y procura determinar las consecuencias que la presencia de estos venenos puede generar en la salud de la población.
Durante el mes de marzo de 2023 en una campaña sin precedentes, se tomaron 73 muestras de mujeres y hombres de distintas zonas de todo Lobos, tanto urbanas como rurales, de entre 35 y 57 años.
Todas las muestras fueron tomadas cumpliendo los protocolos exigidos y las cadenas de custodia correspondientes y luego analizadas por el laboratorio Fares Taie, una institución con 70 años de trayectoria que es una de las dos únicas que realiza estos estudios en la
Argentina.
Hoy venimos a compartirles los alarmantes resultados de estos análisis:
Al 15% de las personas analizadas se le han detectado plaguicidas en la orina, principalmente GLIFOSATO, un agrotóxico de altísima toxicidad. Considerado cancerígeno por la Organización Mundial de la Salud , alterador hormonal y productor de daño genético.
Estos resultados confirman nuestra sospecha de que los plaguicidas de uso agrícola están en nuestros cuerpos.
Una de cada seis de las personas analizadas tiene glifosato en su orina en niveles importantes que van desde 1,1 a 9 microgramos por litro.
La mayoría (82%) no trabajan ni tienen contacto con agroquímicos. Tomando en cuenta la zona donde viven y dividiendo el grupo en dos (rurales y urbanos), el porcentaje de personas en situación rural con hallazgo de glifosato aumenta a alrededor del 19%. La mayor parte de las personas con hallazgo de glifosato (70%) se encuentran viviendo a distancias entre 20 y 300 m de campos de cultivo, aunque también se registraron casos de personas en zonas urbanas en la ciudad. Los niveles más elevados de glifosato fueron registrados en habitantes de Villa Loguercio.
Sin embargo, el hecho de que no se hayan detectado plaguicidas en el resto de los participantes no quiere decir que no los tengan en el cuerpo, dado que la tecnología y la sensibilidad con la que cuenta este laboratorio no los registra. Sabemos que ya hay laboratorios con mayor nivel de sensibilidad que pueden detectar la presencia de estos venenos no sólo en la orina sino también en otras partes del cuerpo, pero es necesario contar con el presupuesto y la voluntad política de destinar recursos para este tipo de investigación.
Eso quiere decir que, si los buscamos, probablemente los encontremos, como fue el caso del estudio internacional llamado Sprint realizado por la Unión Europea y Virginia Aparicio del INTA, y recientemente censurado, donde se enviaron las muestras a laboratorios extranjeros con una tecnología superior y se registró la presencia altísima de plaguicidas en orina, sangre y materia fecal del 50% de los argentinos analizados.
En conclusión:
Nos mintieron. Nos dijeron que los plaguicidas se degradaban en la tierra, en el agua y en el aire y que no llegaban a nuestros cuerpos salvo que hubiera exposición directa, pero los resultados de estos análisis nos demuestran que el 15% de los y las lobenses tenemos plaguicidas detectados en orina, o sea que los plaguicidas ya están en nuestro cuerpo.
Nosotros como sociedad civil autoorganizada ante la absoluta omisión estatal hemos probado tanto con los estudios ambientales de APAL como con estos datos del Proyecto PIS que los cuerpos y los territorios que somos y que habitamos están contaminados con agrotóxicos
Lo que significa que debemos ponernos en alerta porque TODA la población de Lobos, está expuesta a estas sustancias herbicidas más allá de la cercanía o la exposición directa a los venenos.
Tenemos una muestra lo suficientemente representativa para afirmar que al menos 1 de cada 6 habitantes de Lobos tiene glifosato en su cuerpo. Sabemos, cómo señalan todos las investigaciones, que la presencia de este veneno en el cuerpo nos está generando un daño en nuestro ADN y en consecuencia en toda nuestra salud.. Hablamos concretamente de estar muy expuestos al riesgo de cáncer y a contraer enfermedades crónicas no transmisibles.
Ya es un secreto a voces que entre la población de Lobos hay índices altísimos de cáncer y problemas de tiroides entre otras enfermedades relacionadas de manera directa con la exposición a estas sustancias.
Les preguntamos a las autoridades ¿que piensan hacer con esta información, con éstos resultados? ¿Van a continuar dándonos la espalda? ¿Van a seguir haciéndose los sonsos? ¿Cuántas más evidencia científica hay que seguir aportando para frenar y ocuparse de esto? ¿Piensan proteger nuestra salud, la de nuestros hijos y la de nuestro territorio?
Exigimos medidas urgentes, políticas públicas que al menos alejen las fumigaciones de centros urbanos y otras zonas sensibles. Se debe reducir al máximo la presencia de plaguicidas en el ambiente. Los plaguicidas no son sustancias inocuas, son venenos y no queremos que estén ni en el ambiente ni en nuestros cuerpos.
Sepan que hasta que estén garantizados nuestros derechos a vivir en un ambiente sano y seguro no vamos a detenernos.
Por último queremos agradecer a todos los que participaron voluntariamente, a los que colaboraron para que este estudio se lleve a cabo, a la Junta Vecinal de la Laguna y Casa de la Cultura de Lobos, a la Fundación Lobos, al equipo científico que dirige la Dra. Delia Aiassa, a todo el equipo de la Fundación Democracia en Red, a toda la comunidad que apoya y se involucra en esta problemática de salud socioambiental y a los medios de comunicación que nos ayudan a difundir este comunicado.

 

Vecinas y vecinos de Lobos dentro del Proyecto PIS

 

 

 

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.