Carta o nota comunicando un hecho puntual ocurrido en Lobos hoy.
Quiero contar por medio de la presente redacción un hecho ocurrido hoy en la ciudad de Lobos. Siendo aproximadamente las 7.00 am me despierto para ir a mi trabajo, y resulta que amanezco con ciático (dolor intenso e indescriptible desde la pierna hasta la cintura inclusive). No es la primera vez que me ocurre esto… ya había sufrido esto en reiteradas ocasiones en el pasado, y mediante traumatólogos y kinesiólogo el dolor pudo calmarse. Pero esto no avisa, viene de repente…
En horas cercanas al mediodía, mi mujer se comunica con el consultorio médico ubicado en las calles Balcarce y Alberdi (Lobos) para pedirme un turno con la traumatóloga que justamente atendía hoy en el lugar. Me ofrecen el último turno a las 17.00 hs, y dicho turno es aceptado.
(Yo poseo como obra social IOMA, y el costo de la consulta me iba a costar $1.200 pesos además de presentar el carnet de afiliado)
Cabe destacar que opté por dirigirme a ese consultorio en lugar de asistir a la guardia del Sanatorio Lobos o el Hospital de Lobos, puesto que en ese lugar hoy atendía una profesional especialista de mi dolor puntual.
Después de haber estado varias horas en mi domicilio con la dolencia y malestar por el ciático, emprendo el camino (a pie) hasta el consultorio, caminando con dificultad, pero pensando en estar ahí a las 17.00 en forma puntual.
Llego al consultorio, y delante de mí (frente a las dos recepcionistas) había una persona siendo atendida. Luego, al cabo de unos segundos me atiende una de las recepcionistas, informo a que médica venía a ver y me dice que no hay sistema de IOMA. La otra recepcionista (quien no me estaba atendiendo a mí) le dice a la compañera, la médica ya se fue o se debe estar yendo…
(17.03 aproximadamente). Mientras la recepcionista que me estaba atendiendo esperaba por el sistema de IOMA, que regrese, le pregunto cuanto me costaba abonar el turno en forma íntegra. Me responde $3.500 pesos, mientras esperaba por el sistema…Yo en ese momento no
me encontraba con ese dinero en efectivo, sólo el dinero que costaba la consulta con la credencial o carnet. Le pido a mi mujer, quien me había acompañado, algo de dinero, y ella me dice que tiene dinero, pero en su cuenta dni.

Las dos recepcionistas dicen que no tienen esa opción para abonar, entonces mi mujer les comunica que va a ir hasta el banco a retirar el
efectivo para abonar, mientras soy atendido. Nos dice la recepcionista, compañera de quien me estaba atendiendo, que la médica se había ido o se estaba por ir, mientras no hubo comunicación entre ella y la profesional. Mientras mi mujer estaba a camino al banco ( a sólo tres 3 cuadras de los consultorios) yo volví a pedirles que la profesional me atienda, que había venido con mucho esfuerzo y dolor para el turno pactado previamente a las 17.00 hs. Les insistí que me atienda y cuando mi mujer volvía, se les abonaba en efectivo como ellas me solicitaban.
Me dijeron que no, que no me podía atender la profesional y que no sabían si yo les iba a pagar (con unas 5 u 6 personas esperando detrás mío también en la recepción)…Aduciendo también que la médica se había ido o estaba por irse… Querían darme un turno para la semana siguiente…Les dije que yo era de Lobos, que me quedaba ahí esperando el tiempo que fuese necesario y abonar, se iba a abonar. Les pregunté si la médica no me atendía por no pagar la
consulta antes o si la médica se había ido…(17.10 aproximadamente). La recepcionista que no me estaba atendiendo me dice que no sabía si le iba a pagar, dado que mucha gente no pagaba…
Le terminé contestando no podes poner a toda la gente en la misma bolsa…y que esta historia la iba a publicar. Así, indignado y dolorido me fui sin ser atendido de ese centro de salud.
Al estar afuera, me dirijo con mis pocas fuerzas por mi dolencia y encuentro a mi mujer, quien regresaba del banco (17.15 hs. aproximadamente). Le comenté la situación indignante de no haber sido atendido.-
Acto seguido nos dirigimos al Sanatorio LOBOS, a la guardia, y aproximadamente 17.50 fui atendido por la médica de guardia, el recepcionista y un enfermero con MUCHA HUMANIDAD. También me pidieron el carnet de IOMA y había sistema.
Debo aclarar que por circunstancias de la vida, me he hecho estudios en el consultorio (del mismo nombre) de la calle Chacabuco, pegado al Sanatorio Lobos y el trato que siempre recibí  por parte de las recepcionistas SIEMPRE fue cálido, amable y humano.
No estoy acostumbrado a realizar este tipo de publicaciones, pero sentí indignación, y desamparo mas allá del dolor propio por el síntoma que tenía. No me interesa hacer una caza de brujas ni nada por el estilo, pero cuando un paciente (o cliente) acude al médico, no va a un parque de diversiones, va para curar o paliar una dolencia o malestar o solucionar o tratar un problema de salud.
Gustavo Alberdi, DNI 25.313.262

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.