Precio de la leche ¿Qué arroja el Indicador de FADA?

Precio de la leche ¿Qué arroja el Indicador de FADA?

PRENSA FADA- FADA (Fundación Agropecuaria para el Desarrollo de Argentina) lanza su último informe acerca de cómo se va formando el precio de la leche a lo largo de la cadena: del productor a la góndola. Este “Indicador de precio” busca contribuir a la transparencia e identificar la participación de cada uno de los eslabones, con el fin de tener una clara imagen de por qué los alimentos valen lo que valen.
“Desde que la leche sale del productor hasta que le llega al consumidor, el precio se multiplica 3,22 veces”, explica Natalia Ariño, economista de FADA. A lo largo de la cadena, ese precio se va componiendo por los costos (72%), los impuestos (26,8%) y el resultado (1,2%).
“Un ítem muy importante que cambió la composición del precio de la leche fue la reimposición del IVA a la leche, que se había reducido al 0% y subió nuevamente en enero al 21%. Así, los impuestos recuperan la participación”, declara David Miazzo, economista jefe de FADA.
Según indica este último estudio, de acuerdo a INDEC, la leche registró un precio promedio de $57,41 en febrero y se va formando de la siguiente manera: el tambo representa el 30,2% ($17,35) del precio, la industria el 27,4% ($15,72), el comercio el 15,6% ($8,96) y el Estado el 26,8% ($15,39).
Efecto Coronavirus
“En estos tiempos, debido a la Pandemia de Covid-19 y la cuarentena, el contexto nacional y mundial tiene sus efectos sobre la cadena láctea como también en otras actividades económicas y productivas. “En las primeras semanas de aislamiento obligatorio aumentó el consumo de productos lácteos porque los consumidores se vieron incentivados a stockearse con productos básicos, entre ellos la leche larga vida. Esto se debió a algunos temores en torno a problemas de abastecimiento, que afortunadamente no sucedieron en prácticamente ninguna cadena alimentaria. Sin embargo, es esperable que este pico de consumo se vea afectado a mediano plazo por la caída en la actividad económica, el empleo y el poder adquisitivo, producto de los efectos económicos de la pandemia y cuarentena, afectando el consumo interno y las exportaciones de manera negativa”, explicó Miazzo.
Formación del precio de la leche
Para entender la formación del precio de la leche es importante analizar lo que sucede con el consumo interno de este producto en Argentina. Las ventas al consumo interno de lácteos cayeron un 6% en 2019 respecto a 2018. Productos como crema, dulce de leche, leches chocolatadas, manteca, postres y yogures presentaron caídas del 10%. Leche y quesos, productos tradicionales en el consumo de los argentinos, sufrieron ambos una reducción de sus ventas del 6%.
La caída en las ventas al mercado interno tiene como principal causa la disminución del poder adquisitivo de la población. En base a datos del INDEC, los salarios perdieron en los últimos 12 meses (feb-20 vs feb-19) 3,9% contra la inflación, y un 14,1% en los últimos 24 meses (feb-20 vs feb-18). Al tiempo que la actividad económica cayó un 1,8% en los últimos 12 meses (ene-20 vs ene-19) y un 7,4% en los últimos 24 meses (ene-20 vs ene-18).
Según el Observatorio de la Cadena Láctea (OCLA), el consumo per cápita en 2019 alcanzó el nivel más bajo desde 2003, con 182 litros anuales, representando una caída del 3,8% respecto 2018.
El productor tambero recibió $17,84 por litro de leche vendido. En dólares, el productor recibió en febrero por litro de leche USD 0,28. La relación se mantuvo relativamente estable si se lo compara con un año atrás, pero con una caída del 12% si se lo compara con febrero de 2017 (USD 0,31).
La industria adquiere la leche a $17,84, tiene costos por $14,70 e impuestos por $1,59 $/litro. La leche sale de la industria con un precio de $35,15.
El comercio compra la mercadería al precio que vende la industria láctea, se suman $9,96 de costos de estructura, transporte y costo laborales, paga impuestos por $3,34 y obtiene una pérdida de -$1. El precio de salida de la leche en el comercio es de $47,45 que con el IVA (21%) por $9,96, llegando a un precio al consumidor final de $ 57,41 el sachet de leche.
Como en el informe anterior, el sector comercio continúa registrando una pérdida en el sachet de leche por $-1 por unidad, pero sólo midiendo la leche. Al respecto, Ariño explica que “al ser un producto de primera necesidad, es un bien de atracción o “gancho” para el comercio, que luego compensa con otros productos de la cadena láctea”. Es decir que la ganancia llega a través de los otros productos derivados de la leche como manteca, queso, yogures, etc.
Hacia el interior de los costos de la cadena, el flete representa el 7,6% del precio final y los salarios el 21,81%. Para el precio relevado de febrero ($57,41), del precio que paga el consumidor por el sachet, $4,34 son fletes y $12,52 son salarios.

¿Qué es el Indicador de Precios?
David Miazzo explica que “El Indicador de precios” de FADA rastrea cómo se conforma el precio de la leche medida que pasa por los distintos eslabones, en el recorrido que va desde el campo hasta llegar al consumidor. El estudio tiene por objetivo macro contribuir a la transparencia y a reducir la desinformación, para obtener la mejor foto posible de por qué este alimento vale lo que vale, y así poder identificar dónde pueden estar los principales problemas de la cadena.
Los datos utilizados provienen de diversas fuentes, entre las oficiales: Subsecretaria de Lechería (Ministerio de Agricultura de la Nación), informa el precio promedio que se paga al productor de leche, el Índice de Precios al Consumidor (IPC) del INDEC para el precio de la leche y Precios Claros; adicionalmente se trabaja con estados financieros de diferentes empresas publicados en la Comisión Nacional de Valores (CNV). Por otra parte, se cuenta con información de fuentes calificadas en cada uno de los sectores.
Prensa y Comunicación FADA

 

Leave a Reply

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.