Por qué Lavagna, escribe Efraín Marro.

Por qué Lavagna, escribe Efraín Marro.

Hace más de un año medio, cuando empezamos a transitar este desafío, parecía un sueño distante, lejano y casi irrealizable, al punto tal que hasta llegaron a etiquetarme de irresponsable, que no era el momento…
Pero en mi corazón yo estaba seguro del camino y más confiado aún del método y la forma de transitarlo.
Tuve la dicha que se fueran sumando a este proyecto un equipo de personas que comparten mis ideales y mis sueños. Y junto a ellos empezamos a caminar, a golpear puertas, a convencer otras voluntades, empezando a esbozar aquella idea de que nos merecemos algo mejor que lo
que nos tocaba vivir. Asi acuñamos la frase UN LOBOS MEJOR ES POSIBLE.
Esta consigna tiene un alto valor significativo en nuestro proyecto, ser mejores implica esfuerzo, dedicación y vocación, ser distintos y apuntar a la excelencia en la planificación, en la ejecución pero por sobre todas las cosas en la política.
A lo largo de este tiempo hemos encontrado muchas veces la respuesta “ no me gusta la política” o “no me quiero involucrar en la política” y otras frases de este tipo. Y es razonable, porque la política tradicional ya no seduce ni atrae, al contrario, aquel grito de que se vayan
todos persiste hoy tan vivo como en el 2001. En casi veinte años nada cambio, o mejor dicho todo cambió para que nada “Cambiemos”
Las viejas prácticas antidemocráticas siguen tan vivas como siempre, solo los métodos parecen más refinados, proscribir candidatos, elegir a dedo, imponer en vez de compartir, son las mismas mañas de siempre, usadas tanto por quienes decían venir a cambiar la forma de hacer
política, como por quienes pregonando unidades imposibles, terminan imponiendo la unilateralidad como herramienta de selección. Dirigentes que no creen en la Democracia, eso está claro y que tampoco tienen respecto republicano.
Con este escenario es lógico que el ciudadano común no quiera involucrarse en la política.
Para que? Si al final son siempre los mismos. Pero es por esa misma razón, que nosotros decidimos dar este gran paso, para demostrar que
hay otros caminos, que la gente común como nosotros, vecinos de esta ciudad, trabajadores, luchadores incansables, jóvenes y mayores, todos con gran compromiso por el otro y sin casi nada de historia en la política, apoyados por otros con experiencia pero despojados de
intereses personales mezquinos, nos metemos de lleno, porque creemos que UN LOBOS MEJOR ES POSIBLE.
Convencidos todos, que hoy más que nunca es imprescindible la participación ciudadana responsable y comprometida, involucrándonos todos en nuestras cosas, para defender nuestros derechos y para asumir nuestras responsabilidades. Hoy tenemos esta oportunidad historia de salirnos de la grieta, de cerrarla, de mostrar que los Argentinos de a pie estamos a la altura de las circunstancias, y que estamos dispuesto a tomar control de nuestro destino.
Hoy más que nunca, es necesario debemos hacer, y no dejar hacer, tenemos opciones, no nos dejemos engañar con los falsos mensajes que nos intentan confundir. Hay opciones y hay  proyectos que nos permitan salir de este gravísimo estado en el que nos han sumido quienes
se autoproclaman como la única salida. No nos engañemos, son lo mismo, a ninguno le importa nada de nosotros, solo de prolongar su permanencia en el poder, dejándonos afuera.
Tenemos que involucrarnos y aprender a ejercer nuestra ciudadanía, porque asi vamos cambiar verdaderamente nuestro destino. Hoy vemos con dolor como todos los días se deteriora nuestro estilo de vida, se pierden empleos, nuestros jóvenes no tienen futuro, nuestros mayores padecen necesidades y carencias de todo tipo, la pobreza es escandalosa, vemos miseria y hambre por todos lados, frustración, fracaso, rabia contenida y a veces no
tanto….
Pero también debemos pensar que no hace tanto, estábamos aparentemente mejor, incluso con años creciendo a tasas chinas, lo que implicaba que progresáramos…
Sin embargo la apatía y el desinterés por el ejercicio de la ciudadanía, nos distrajo y permitimos que otros decidieran nuestro destino y el futuro de nuestros hijos y nietos.
Es decir perdimos veinte años, repitiendo ciclos viciosos como estamos acostumbrados a sufrir en nuestra Patria.
Recuperar la ciudadanía, las ganas de participar, el deseo de progresar y desarrollarnos, tienen que ser hoy nuestro horizonte, no es necesario solo participar en un partido político, hay instituciones, cámaras, asociaciones representativas que son semilleros de derechos ciudadanos. Cada una de ellas representa y defiende los intereses de todos nosotros de alguna manera. Hay que participar, hay que EJERCER CIUDADANIA!!!
Hay que mostrar que un nuevo pueblo está surgiendo, un pueblo que quiere decir basta a las prácticas políticas insalubres y nefastas. Un pueblo que aspirar a aportar nuevos dirigentes salidos desde sus propias entrañas. Gente común, que de pronto asume responsabilidades y da el primer paso pero no para perpetuarse sino para marcar el camino para que miles sigan por ese rumbo, para que nosotros los hijos comunes de esta sociedad, nos pongamos la
responsabilidad de ser ciudadanos, al hombro y entre todos hagamos de esta tierra un mejor lugar para vivir.
Por eso nosotros que somos un grupo de ciudadanos comunes, metidos de lleno a la política, adherimos a CONSENSO FEDERAL, el Proyecto de ROBERTO LAVAGNA, un verdadero líder, que abre su espacio a gente joven, a gente nueva en la política, practicando además el verdadero federalismo por el cual un hombre de nuestro interior bonaerense como BALI BUCCA candidato a Gobernar la provincia más grande de la Argentina, incorporando entre sus filas
ilustres pensadores como FACUNDO MANES, demostrando una apertura hacia el campo de la racionalidad y la excelencia.
Consenso Federal representa todo lo que los ciudadanos comunes necesitamos. Salir de la grieta que no inculca elegir entre dos opciones poco convincentes.
Consenso Federal, significa refundar nuestra Patria en cada rincón, ROBERTO LAVAGNA, tiene la experiencia para hacerlo, sabe como y ya lo ha demostrado, puso de pie con mano firme un país que estaba desbastado, lo saco adelante y como todo buen patriota una vez cumplida su  misión se fue a su casa. Hoy vuelve al ruedo, porque siente la obligación ciudadana, ante tanto desastre. Y se pone al frente de un proyecto realmente superador, para poder sortear esta
difícil realidad, y poner definitiva proa hacia el desarrollo que nos incluya a todos. Aquí en Lobos esta realidad no es distinta, hoy ciudadanos comunes, algunos de los cuales tuviéramos responsabilidades en otros tiempos y que nos habíamos retirado, cuando las  circunstancias indicaban que nuestros servicios ya no eran necesarios, junto a nuevos vecinos que asumen su compromiso ciudadano, salimos de nuestro anonimato pues la realidad así lo
exige, creemos que tenemos mucho para dar, creemos también que tenemos la obligación de mostrar que hay otro camino, que es mucho mas fácil de transitar, sin tantos escollos ni patrañas, sencillo, simple, claro, donde el sentido común sea la guía, donde los valores estén por encima de los intereses y donde simples ciudadanos ejerzan la representatividad de sus pares, y todos juntos construyamos un horizonte pleno de esperanzas donde los sueños de
todos se vayan haciendo realidad. Un futuro que implica esfuerzo, pero que promete recompensas, donde el sacrificio y trabajo personal de sus frutos y donde el compromiso colectivo haga de nuestra ciudad un mejor lugar donde vivir y desarrollarnos. Tenemos la obligación de hacerlo, por nuestros hijos pero también por nosotros mismos, tenemos además la oportunidad única de llevarlo a cabo, de cambiar la tradicional y conservadora forma de
subsistencia pueblerina, por una nueva realidad, pujante, atrevida, donde el desarrollo y el futuro sean nuestro único objetivo, donde todos seamos participes de este nuevo horizonte, donde haya igualdad de oportunidades para todos y donde los oportunistas aprovechadores de las necesidades de nuestros ciudadanos, no tengan más cabida. Un lugar donde finalmente ciudadanos libres e independientes, puedan elegir su destino, despojados de miedos y de
dadivas, ciudadanos fuertes, con trabajos dignos, con oportunidades para todos, ciudadanos con buena salud, con tranquilidad y seguridad, con una ciudad moderna, conectada con el mundo, brillante y orgullosa, donde la educación y la cultura sean nuestros estandartes más venerados. Ciudadanos que en definitiva seamos felices donde vivimos y no nos dejemos amedrentar por prácticas políticas que vencieron hace rato. Ciudadanos que entremos de lleno
al Siglo XXi en vez de pensar que la única solución es hacer cosas de la etapa agraria. Ciudadanos que aprendamos a usar las herramientas tecnológicas modernas, en vez de que nos quieran proponer como gran salida, actividades muy honrosas por cierto, pero que no vienen a resolver los problemas de fondo. Ciudadanos y Ciudad amalgamados y unidos para empezar a pensar en el Siglo XXII, pero aunque parezca demasiado temerario, tenemos que
entender que desde aquel 2001 pasaron casi20 años en los que los políticos tradicionales no solo no se fueron nunca sino que siguen insistiendo con las mismas mañas, porfías y recetas que hasta hoy no han dado resultado, y no solo eso que nos han desembocado en tal crisis, de la que solo saldremos involucrándonos todos de una vez y para siempre, Decía Albert Einstein respecto de la definición de la locura “la locura es aquella actitud a través de la cual una persona o grupo de personas, haciendo siempre lo mismo, esperan obtener resultados distintos”.
No nos dejemos engañar más. En vez de eso nosotros decidimos tomar parte, ejercer ciudadana, y hoy nuestro trabajo es convencer a nuestros vecinos y vecinas para que ellos también ejerzan el derecho de ser ciudadanos y se conviertan en los artífices de sus propios destinos, que a la hora de elegir a sus dirigentes y representantes, tengan en cuenta el origen y  la historia de cada uno de ellos, y de esa forma asegurarse que no los gobiernen “locos” que
haciendo siempre lo mismo esperan obtener otros resultados”
Somos hoy un gran equipo, tenemos todo lo que hay que tener, cerebro, corazón y valentía, estoy orgulloso de todo mi equipo, porque representan los valores que nuestra sociedad necesita para sortear esta crisis, esta grieta y salir adelante. Hoy hay que redoblar el esfuerzo para lograr nuestro objetivo, transmitir, comunicar, hacer saber nuestro proyecto, hacer conocer los valores que representamos, convencer, persuadir y seducir para alcanzar nuestra
meta porque estoy plenamente convencido que UN LOBOS MEJOR ES POSIBLE.
Y LO VAMOS A LOGRAR COMPAÑERAS Y COMPAÑEROS.

Leave a Reply

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.