OPINIÓN- Jugo de Naranjas.

OPINIÓN- Jugo de Naranjas.

POR ALBERTO ENRÌQUEZ-   El día que la Consejera Cosso decidió hablar, tal vez sin proponérselo, habilitó a toda la sociedad Lobense a participar con diversas opiniones sobre “La importancia que tiene la administración de los fondos públicos “ y a cuestionar a sus administradores. 

  En el contexto sanitario más difícil de la historia reciente de la Argentina, léase PANDEMIA, CORONAVIRUS, COVIS 19, VIRUS ALTAMENTE CONTAGIOSO Y LETAL, como más le guste al lector, el gobierno de la provincia de Buenos Aires delega en los Consejos Escolares, la compra de alimentos para los establecimientos educativos, bajo una modalidad extraordinaria de módulos alimentarios. 

   Es sin dudas una estrategia sanitaria incuestionable que tiene como objetivo garantizar de forma directa, transparente y despojada de toda especulación política, el servicio de comedor y/o desayuno – merienda que históricamente la Dirección General de Escuelas Bonaerense sostiene para todos los niños escolarizados. 

   Cada entrega es un encuentro de amorosa y comprometida condescendencia y los maestros de esto saben, ese día es aprovechado también para entregar tareas para los niños saber cómo esta cada familia, intercambiar miradas contenedoras de manera respetuosa. 

   Con indisimulable vergüenza, vale aclarar que cada centavo que tiene como destino comida para los niños debe ser administrado de forma óptima y transparente buscando el mejor precio y la mejor calidad. Esta tarea es responsabilidad del Consejo Escolar. 

Empezamos muy mal y vamos en camino a terminar peor 

   En el mes de abril en la primer entrega, posando con sonrisas de “misión cumplida” o gestos de “mira lo que te traje” algunos consejeros oficialistas que no dimensionaron el contexto inmortalizaron el momento en fotos que luego orgullosos publicaron en redes sociales. En que estaban pensando…? Crisis económica, desempleo, incertidumbre, enfermedad por el momento incurable, vecinos contagiados, miedo, pandemia, daba para unas selfies…?  

   Artífices o víctimas de una negación que da miedo, en la búsqueda de hacer algo un poco más adrenalínico, dieron rienda suelta a la “interna oficialista” los que responden al Intendente Echeverry no se llevan con la consejera que responde a la UCR que hoy maneja el comité de la calle Cardoner dejando afuera olímpicamente de toda decisión u opinión a la única consejera del Frente de Todos. ¡Qué buen momento…! Más de 700 contagiados y 13 vecinos fallecidos parece menos importante que el destino final del sector político al que adhieren. 

   Por último una denuncia pública de dimensiones “cítricas “la incorporación de las naranjas a la dieta de los niños, exige una inmediata explicación pública. ¿Quien se hace cargo?  

   Licitaciones, listado de oferentes, registro de los actos administrativos, registro de la/s firmas de los consejeros que aprobaron la compra de las naranjas son documentos públicos y si existen deben ser publicados.  

   Los Lobenses le confiamos la billetera a todos los funcionarios públicos con cargos políticos recuerden que además de declamar deben demostrar: capacidad ejecutiva, sensibilidad social y honradez. 

   La denuncia pública de la consejera Cosso indica que se habría pagado el doble del valor que paga un consumidor final. 

   El otro costo, el político. Social y moral ¿Quién lo paga? Por último ¿Quien controla a los consejeros elegidos por Echeverry, perdón por el pueblo?  

 

Leave a Reply

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.