Lobos: concurridas jornadas de debate de Ideas para Transformar el mundo.

Lobos: concurridas jornadas de debate de Ideas para Transformar el mundo.

PRENSA PTS LOBOS- Los días 27, 28, 29 y 30 de enero se realizó un ciclo de charlas en la quinta de verano que pusieron en pie jóvenes, mujeres y trabajadores de la zona referenciados en la izquierda. Los temas fueron “Feminismo y Marxismo”,  «El estado y la revolución»,  «Crisis Climática y de cómo enfrentarla» y la proyección del filme  «La Internacional del Fin de mundo».
El lunes, mujeres de todas las edades y también varones participaron en la primera charla de “Feminismo y Marxismo” en la localidad de Lobos, a cargo de Silvina Pantanali, militante de Pan y Rosas y del PTS-FIT, docente universitaria y trabajadora de la Secretaría de Niñez y Adolescencia bonaerense, quien comenzó con un recorrido histórico sobre la opresión de las mujeres, sus orígenes y la relación con las formas de explotación. «¿Siempre fuimos oprimidas las mujeres? Si no fue siempre así, ¿quién se beneficia de esa opresión?» Estas y otras preguntas fueron atravesando el debate, entrelazado con las opiniones de las presentes, quienes sienten cotidianamente qué significa (o “las formas concretas de”) esa opresión y explotación en nuestras vidas.  Hacia el final, la charla se centró en cómo hacer frente a las diversas formas de violencia y cómo luchar para conquistar todos nuestros derechos. La experiencia de años de lucha del movimiento de mujeres y de la clase trabajadora tiene mucho para enseñarnos al respecto.
El martes, la segunda charla giró alrededor del clásico folleto de Lenin, El estado y la revolución, a cargo de “Catoto” Penuto, militante del PTS y delegado  de ATE en la ciudad de La Plata. Rescatar al reconocido revolucionario en la actualidad tiene varios sentidos que el orador puso sobre la mesa como invitación al debate y a pensar colectivamente. En un mundo en “revuelta”, con levantamientos masivos en Latinoamérica (con el ejemplo chileno como el más destacado), también en Medio Oriente y hoy principalmente en Francia con la huelga ferroviaria, aparece nuevamente la imperiosa necesidad de poner nuevamente en agenda la perspectiva de una revolución victoriosa de la clase trabajadora y los sectores populares con una estrategia que se proponga dicha victoria. En la Argentina atada al FMI por una deuda odiosa e impagable (pero en los hechos nos quieren hacer pagar a las y los trabajadores y sectores populares) desde la izquierda asumimos la tarea de fortalecer la conciencia internacionalista y de clase.
El día miércoles se proyectó «La Internacional del Fin de mundo», un documental realizado por Violeta Bruck y Javier Gabino que relata la influencia de la Revolución Rusa a comienzos del siglo XIX en el movimiento obrero argentino. De la mano de cuatro personalidades inefables: Pedro Milesi, Mateo Fossa, Mika Etchebehere y Liborio Justo, se va desplegando la fisonomía de esa clase trabajadora tan diferente y a la vez tan familiar que fue parte de gestas heroicas y luchas sin cuartel por sus reivindicaciones. Entre el asombro y las anécdotas compartidas, los presentes destacaron la importancia que tiene conocer y retomar esa tradición, apostando a la unidad de todos los sectores, y rescatar los aciertos y errores de quienes lucharon, como una inestimable guía para la acción.
Como actividad de cierre, el día jueves fue el día más concurrido: Roberto Andrés, editor de la sección de Ecología y Medioambiente de La Izquierda Diario, se presentó para hablar de la Crisis Climática y de cómo enfrentarla.  Un tema que conmueve principalmente a los y las jóvenes: “No hay planeta B”. La exposición basada en datos y consensos científicos sobre la urgencia del cambio climático a nivel mundial presentó el problema, pero el debate se centró en cómo frenar la crisis, con diversos puntos de vista de parte de los participantes donde uno de los puntos giró en torno a si es posible un cambio en manos de los capitalistas y cual puede ser el rol de la clase trabajadora para generar un verdadero cambio.
Estos debates, lejos de agotar la discusión, fueron apenas un comienzo que permitió a todas y todos los participantes acercarse, conocerse, estrechar nuevos lazos y pensar nuevas propuestas para seguir construyendo una verdadera alternativa de los jóvenes, las mujeres, las y los trabajadores. Desde el barrio, nuestro lugar de estudio o trabajo queremos continuar con la organización y difundir las ideas y políticas para transformar esta realidad,  para priorizar las necesidades del pueblo trabajador y no pagar los costos de la crisis.

 

Leave a Reply

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.